Llámenos directamente: 91 159 12 85

Gral. Pardiñas, 46. 28001 Madrid Ver localización

Periodoncia

Es la rama de la Odontología que se encarga del cuidado y salud de los tejidos de sujeción de los dientes: hueso alveolar, ligamento periodontal y encía.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis o inflamación de las encías se produce, generalmente, por la presencia de placa bacteriana (película formada por el acúmulo de bacterias). Se diferencia de la periodontitis en que, sólo está afectada la encía y el hueso alveolar (verdadero tejido de sujeción del diente) está conservado. A diferencia de la periodontitis, cuando en una gingivitis se elimina la causa que la origina, los tejidos periodontales vuelven a la normalidad sin dejar secuelas. Podríamos referirnos a la gingivitis como la fase inicial de la enfermedad periodontal, que si se mantiene, puede derivar en periodontitis.

Síntomas
• Sangrado de encías al cepillado o de manera espontánea
• Dolor en las encías
• Mal aliento, mal sabor de boca
• Inflamación de encías, encías hinchadas

Qué es la periodontitis

La periodontitis, lo que popularmente se conoce como “piorrea”, es una infección que va destruyendo gradualmente los tejidos que sujetan el diente a los maxilares, concretamente el hueso alveolar, originando un espacio entre la encía y la raíz de los dientes (bolsa periodontal) donde se acumulan las bacterias, haciéndose inaccesibles al cepillado. Ello provoca que en las fases finales de la enfermedad los dientes comiencen a moverse, pudiendo llegar a caerse espontáneamente.

Síntomas
• Sensibilidad dental
• Dientes más largos
• Retracción de encías
• Espacios entre los dientes
• Dientes abanicados
• Sangrado de encías
• Mal aliento
• Movilidad dentaria
• Inflamación y sangrado de encías

En qué consiste el tratamiento
La creencia popular antigua era que la piorrea o enfermedad periodontal no tenía solución y que el paciente estaba irremediablemente condenado a la pérdida de sus dientes. Esto no sólo no es cierto, sino que se sabe que un paciente con enfermedad periodontal y bien tratado puede permanecer con sus dientes en la boca durante mucho tiempo.

Como hemos apuntado antes, la enfermedad periodontal es una infección de los tejidos que sujetan el diente. Esta infección se origina por las bacterias presentes en la boca que conforman la placa bacteria, la cual al cabo del tiempo se mineraliza dando lugar al sarro o cálculo dental. El cálculo dental es un conglomerado de distintas especies bacterianas se protegen unas otras, creando barreras de resistencia frente a los antibióticos. Por ello, la toma de medicamentos no es eficaz si no hay una eliminación mecánica previa del cálculo dental.

En función del grado de afectación de los tejidos periodontales (gingivitis o periodontitis) y la extensión del sarro (supra o subgingival) podemos distinguir tres fases de tratamiento:

1. Limpieza dental o profilaxis
Consiste en la eliminación del sarro o cálculo dental a nivel supragingival o subgingival y de la placa bacteriana, cuando existe sólo una afectación de la encía, pero el hueso de sujeción de los dientes está conservado, es decir, cuando tenemos una gingivitis.

2. Raspado y alisado radicular
Cuando no sólo es la encía la que está afectada, si no que también existe infección en el hueso subyacente (periodontitis), se producirá lo que llamamos una bolsa periodontal, la cual albergará abundante placa bacteriana. En esta situación no es suficiente hacer una mera limpieza dental, puesto que no seremos capaces de eliminar la totalidad de la placa. Para ello, deberemos de ayudarnos de unos instrumentos llamados curetas, que se introducen aprovechando la laxitud de la encía en esas bolsas periodontales para así eliminar la mayor cantidad de cálculo y placa subgingival posible.
Además de eliminar la placa y el sarro de la bolsa periodontal, con las curetas se debe alisar la raíz de los dientes para que le sea más difícil a la bacteria adherirse a ellas.

3. Cirugía periodontal
Cuando la destrucción de los tejidos de sujeción del diente es muy avanzada y la profundidad de las bolsas periodontal grande, si sólo hacemos raspado y alisado radicular, éste será un tratamiento incompleto. En las periodontitis avanzadas, pueden existir bolsas periodontales muy profundas a la cuales no podemos acceder para raspar sin hacer cirugía periodontal. Ésta consiste en levantar la encía quirúrgicamente para acceder al fondo de la bolsa periodontal y eliminar todo la placa y el cálculo subgingival al que no se ha tenido acceso en la fase de raspados. Asimismo se recoloca el tejido gingival en una posición más favorable para la higiene dental y el mantenimiento de los dientes a largo plazo.

Remodelado estético gingival

La anatomía de la encía es una parte fundamental de nuestra sonrisa. Una sonrisa atractiva, no sólo se compone de dientes blancos y bien alineados, sino que además deben estar adecuadamente enmarcados en un festón gingival con unas proporciones en cuanto a forma y tamaño correctas.

Cuando el tamaño o la forma de la encía no es el idóneo, la cirugía plástica gingival tiene como objetivo esculpir la anatomía de la encía con fines estéticos. Engloba todas aquellas técnicas de adición o sustracción para logar un festón gingival estético y armónico.

¿Qué hacer cuando el diente es muy corto? Técnicas de sustracción
Cuando el diente se ve demasiado corto puede ser debido a que hay un exceso de encía que no deja exponer la totalidad del mismo. En estos casos, se necesitará un remodelado gingival en el que se elimine el sobrante de encía, se recontornee la forma de la misma y, al mismo tiempo, se exponga la longitud correcta del diente.

¿Qué pasa si el diente se ve muy largo? Técnicas de adición
Si el problema es el contrario, es decir, un diente parece demasiado largo, deberemos recurrir a los injertos gingivales para cubrir la parte expuesta y devolver al diente el tamaño correcto. Los injertos gingivales tienen como objetivo cubrir la porción de diente excedente que se ha expuesto, normalmente parte de la raíz dentaria, para así devolverle unas proporciones adecuadas con respecto a la encía.

 

91 159 12 85